La tecnología digital ha facilitado la producción, rodaje y postproducción de los trabajos audiovisuales. Dos ejemplos claros son los programas de edición de video y audio, más precisos y fáciles de usar; y la mejora radical de los efectos especiales y la animación.

Dentro de estos campos se encuentran los títulos de crédito, trabajos que cuando están bien hechos son tan impresionantes como algunos de los mejores planos de la película que introducen. Son pocos los directores que ponen un cuidado especial en este aspecto. Uno de los más detallistas es David Fincher.

Así nos lo cuenta Filmin basándose en la retrospectiva que publica Art of the Title. Este mismo site considera que los títulos de Se7en se encuentran entre los diez mejores de la historia del cine. Juzga tú mismo:

Leer más