Calidad proyecto

¡Buenos días! Antes de “meterme en harina” con el tema de hoy, quería disculparme por las semanas de ausencia. La verdad es que entre un pico de trabajo bastante alto y la apertura de mi nuevo blog de música y cine La Chica Sonora (que os invito a visitar, jeje), apenas he tenido tiempo para nada. Pero sé que no vale refugiarse en las excusas, ¡lo sé! Por eso me esforzaré en no volver a abandonaros tanto tiempo 😉

Tenía varias ideas en la cabeza, pero esta infografía que nos pregunta abiertamente “¿cómo quieres tu proyecto?” me ha dado la clave. Llevaba mucho tiempo queriendo escribir sobre este tema. Todos los que seguís mi blog o me conocéis personalmente sabéis que suelo repetir una frase: “La calidad se paga”.

Y esto es precisamente lo que esta imagen enseña de forma gráfica. Los clientes siempre quieren tres cosas para su proyecto: que sea barato, que se haga rápido y que tenga calidad. Claro, supongo que eso es lo que queremos todos cuando solicitamos un servicio. Pero como bien sabemos (o deberíamos saber), únicamente se trata de una utopía. En la vida real es imposible que estos tres elementos formen parte de la misma ecuación. Únicamente se trata de una quimera.

  • ¿Quieres algo rápido y barato? Entonces no pretendas que sea bueno. Por mucho que te prometan que sí lo es, te la estarán colando. Créeme, no lo es.
  • ¿Quieres algo rápido y gratis? Te lo hará una persona sin experiencia o que no sepa muy bien qué esté haciendo. Por lo tanto, te ofrecerá un producto de poca calidad. Olvídate de este punto. No merece la pena.
  • ¿Quieres algo de buena calidad y gratis? Pues mira, ahí tengo que decir que en ocasiones (y solo en ocasiones) sí se puede conseguir, pero cuando en vez de ser gratis se hace algún tipo de acuerdo con el profesional. Por ejemplo, un intercambio de servicios. Vamos, un trueque. Eso sí, es bastante probable que el producto / proyecto final no se haga de la forma más rápida posible.
  • ¿Quieres algo de buena calidad y rápido? Sí, es posible que puedas tener esto, pero si de verdad es bueno es difícil que se haga con rapidez. Solo cuando hay mucho dinero de por medio un proyecto de calidad se puede hacer a estas velocidades. Por lo tanto, olvida el supuesto “barato”.

Así que sí, amigos, la calidad se paga y también necesita sus horas de trabajo. Quien te diga lo contrario será un vendedor de humo.

Tú decides con qué te quedas.